Reseña "Todo lo que muere"

miércoles, 1 de agosto de 2012

Tras mi última y apasionada aventura policíaca cortesía de El síndrome E, me apetecía bastante leer alguna otra novela perteneciente al mismo género, así que mira tú por dónde, fui a topar con un libro que me he comprado hace relativamente poco. Se trata de Todo lo que muere, la primera entrega de una larga y longeva serie policíaca escrita por el irlandés John Connolly (no confundir con Michael Connelly) cuyo protagonista, el detective Charlie Parker (no confundir con el Charlie Parker que tocaba el saxofón) aún intenta recuperarse del duro golpe que supuso perder en una única noche tanto a su mujer como a su hija, víctimas de un atroz asesinato. Desde la candidez y la elegancia características de La juguetería errante, pasando por el inexplicable arrebato de cólera propio de Out, he visto cómo en los últimos meses mis escarceos con la novela policíaca se iban volviendo cada vez más siniestros. En efecto, Todo lo que muere es el ejemplo más representativo de la llamada novela negra. La historia más lúgubre, tétrica, macabra y funesta que he leído hasta el momento. Con diferencia.


Título: Todo lo que muere
Autor: John Connolly
Año de publicación: 2004
Género: Novela, policíaca
Editorial: Tusquets
Páginas: 432
PVP: 9.95
ISBN: 9788483835111

Sinopsis

Una noche, Charlie Parker, alias "Bird", inspector de policía de Nueva York, sale a tomar unas copas después de una discusión conyugal; cuando vuelve a casa, se encuentra a su mujer y a su hija brutalmente asesinadas. Entre los sospechosos figura el propio Parker, a quien expulsan del cuerpo de policía, pero el crimen queda sin resolver. Roído por el sentimiento de culpa y deseoso de venganza, Parker, sin embargo, no duda en acudir en ayuda de su antiguo jefe para resolver el misterioso y trágico caso de una joven desaparecida, una investigación que le llevará allí donde jamás imaginó que llegaría.

Opinión

Todo lo que muere no es una novela común y corriente. Después de un breve prólogo en el que se nos relatan con todo lujo de detalles (algunos realmente innecesarios) las terribles circunstancias en las que murió la familia del protagonista, nos reencontramos con un Charlie Parker apartado del cuerpo de policía y que ahora trabaja como investigador freelance en la búsqueda de un delincuente bajo libertad vigilada que parece estar retomando ciertas actividades ilegales. No da tiempo de pasar un par de páginas cuando de repente se produce un tiroteo en plena calle que se cobra varias vidas, entre ellas la del tipo tras el que andaba Parker. Sin embargo, lo que en un principio parece un simple ajuste de cuentas pronto se convertirá en un embrollo mucho mayor y el ex inspector se verá involucrado en un caso que incluye la desaparición de una joven, la intervención de una de las principales mafias neoyorquinas y el asesinato de varios niños que conmocionó a todo un pueblo.
     A medida que avanzamos en la lectura, la historia se vuelve cada vez más complicada, envolvente y adictiva. Las pesquisas de Charlie Parker son cuando menos interesantes dados los métodos poco ortodoxos a los que tiene que recurrir en vista de su precaria situación laboral. Muchos compañeros de profesión aún tienen la firme sospecha de que Parker estuvo involucrado en el asesinato de su familia. Por si fuera poco, el FBI tratará de entorpecer por todos los medios existentes las indagaciones de nuestro protagonista. Sin embargo, gracias a la inestimable ayuda de Ángel y Louis, una pareja de homosexuales especializados en cometer crímenes, su irrefrenable labia y una pizca de suerte, Charlie Parker conseguirá salir airoso de una gran mayoría de situaciones.

"Yo era joven, acababa de dejar el uniforme y aún admiraba mi imagen en el espejo con la placa nueva. De mí se esperaban grandes cosas. Muchos creían que mi nombre terminaría saliendo en los periódicos. Y así fue, pero no por los motivos que ellos habían imaginado."

Aunque en la primera mitad del libro, el hilo narrativo más importante se centra en la búsqueda de la chica desaparecida y los consiguientes acontecimientos que las pistas (muchas veces en forma de cadáveres) van revelando, la presencia de El Viajante, el principal objetivo de Parker, el asesino de Susan y Jennifer, es siempre constante. La trama, aunque compleja desde principio a fin por la innumerable cantidad de personajes envueltos en ella, se va desarrollando de manera vertiginosa e impecable a partes iguales. Una de las cosas que más me han sorprendido de Todo lo que muere es precisamente que en contra de las convenciones literarias, el caso se resuelve en mitad de la novela, dejando el camino completamente despejado para que tanto Parker como el propio lector puedan centrar toda su atención en la búsqueda de El Viajante, un despiadado homicida que desolla, mutila y eviscera a sus víctimas en un intento por reflejar de manera artística la mortalidad del ser humano.
     Precisamente el tema "muerte" es un recurso bastante utilizado a lo largo de la historia y abundan las reflexiones de tipo existencial sobre los aspectos más escabrosos de la mente humana. Todo lo que muere es una novela soberbia, tiene momentos verdaderamente impactantes y goza de la capacidad de absorber tu interés de manera notable. Sin embargo, no es ni mucho menos una novela apta para todos los públicos. Como ya he comentado antes, hay multitud de descripciones que pudieran resultar desagradables, violentas o incluso obscenas para determinado tipo de personas. Por otro lado, a Connolly no le tiembla el pulso lo más mínimo a la hora de cargarse a sus personajes, así que no te extrañes si en prácticamente cada capítulo aparece un nuevo cuerpo al que practicarle la autopsia.
     

"Somos el principal productor mundial de asesinos en serie. Es un síntoma de enfermedad, eso es. Estamos enfermos y débiles, y esos asesinos son como un cáncer dentro de nosotros: cuanto más deprisa crecemos, más rápido se multiplican ellos."

En la segunda mitad del libro, la narración se vuelve bajo mi punto de vista un poco espesa. Y es que además de dar caza al Viajante siguiendo las ambiguas indicaciones de una vieja con poderes extrasensoriales, Charlie Parker tendrá tiempo de enzarzarse en una incomprensible razzia entre mafias rivales, esta vez en la ciudad de Nueva Orleans, territorio donde transcurre la recta final de Todo lo que muere. A pesar de que los últimos capítulos del libro son simplemente espectaculares y que el desenmascaramiento de El Viajante puede dejarte en estado de shock, la primera entrega de esta serie protagonizada por Parker pide a gritos una conclusión un poco más desarrollada. El viejo truco de sacarse el conejo de la chistera hace mucho tiempo que dejó de tener gracia, aunque a decir verdad, las prisas de Connolly por terminar la novela no consiguen estropear un resultado final deslumbrante. 
     En Todo lo que muere encontrarás una lectura más que recomendable si tu estómago es capaz de resistir los pasajes más oscuros del comportamiento humano. El gran Charlie Parker es un personaje que gracias a su tozudez, su ímpetu y su absoluta falta de respeto hacia la autoridad, brilla con luz propia dentro del género  policíaco. Aunque carga sobre sus hombros con un profundo sentimiento de culpa, no deja que su traumático pasado le impida sobrellevar el día a día, y en las muchas ocasiones en las que salen a relucir recuerdos junto a su mujer o su hija, es imposible no sentir aprecio hacia este carismático investigador. Rachel, una psicóloga criminalista que participará en la investigación, será la encargada de recomponer el corazón de Parker, mientras que Ángel y Louis, que forman un dúo explosivo, serán sin duda alguna el ligero toque humorístico que de no existir haría de Todo lo que muere una especie de Biblia negra pero más light. En definitiva, si te gusta el género policial, hazte ya mismo con esta novela porque seguramente será capaz de satisfacer tus expectativas. Como poco, te pasará como a mí y querrás empezar lo antes posible con el siguiente volumen, El poder de las tinieblas. Y así, sin darte cuenta, muy pronto estarás atrapado en las garras de todo lo que muere.

Puntuación

Todo lo que muere


3 comentarios :

  1. Tengo muchísimas ganas de leer este libro desde hace tiempo, y ahora más tras leer esta reseña *.* aiss, gracias por ella, un saludito ^^

    ResponderEliminar
  2. Me lo compré hace un montón de tiempo, pero lo tengo relegado en la estantería. Creo que ya va siendo hora de que lo lea. Además tiene una pinta espectacular.
    El único problema que le veo es que forma parte de una saga muy larga y me da un poco de pereza, pero bueno si mantiene el nivel bienvenidos sean más libros de la saga.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Pues creo que con este libro no me animaré. El género policíaco nunca ha sido de mi gusto...
    Aún así, muchas gracias por la reseña! :)

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012