Reseña "1Q84. Libro 3"

lunes, 14 de enero de 2013

Miedo. Esa es la palabra que mejor definiría mi situación emocional respecto a esta novela momentos antes de empezarla. Miedo a que tras una espera que se ha prolongado varios meses, la conclusión del espectacular universo creado por Murakami en 1Q84 no fuera en absoluto de mi agrado. Sin embargo, una vez superados los temores iniciales y el tremendo chasco que supuso el no haberle visto recogiendo el Nobel de Literatura tras su enésima nominación al premio, me dispuse a leer mi décima novela de Haruki Murakami con una euforia considerable y los imborrables ecos de su anterior entrega resonando aún fuerte en mi memoria. Y una sola pregunta rondándome a todas horas: ¿conseguiría este tercer volumen estar a la altura de los dos primeros? Casi todas las críticas que había leído hasta el momento respondían a esta cuestión de forma negativa, augurando una lectura sin sentido, insatisfactoria y deslustrada. Pero señores, ¿se puede estar más equivocado?

Título: 1Q84. Libro 3
Autor: Haruki Murakami
Año de publicación: 2012
Género: Novela, drama
Editorial: Tusquets
Páginas: 528
PVP: 9.95
ISBN: 9788483836200

Sinopsis

A las voces de Aomame –la enigmática instructora de gimnasia y asesina– y de Tengo –el profesor de matemáticas y escritor–, se suma, en este tercer volumen de la novela 1Q84, la de un nuevo personaje, un detective llamado Ushikawa. Su última misión, encargada por Vanguardia, el misterioso culto religioso, consistió en comprobar si Aomame era digna de confianza para trabajar para el líder. Ushikawa dio el visto bueno a la joven, pero ésta los traicionó a todos, cometió un nuevo asesinato y luego desapareció. Si el detective no logra encontrarla, la venganza de la secta se abatirá sobre él. Entretanto, Aomame y Tengo, cada uno a su modo, siguen deseándose en la ausencia, buscándose –en el más puro estilo de Murakami– casi sin moverse de su sitio, aislados, quizás a punto de experimentar un giro radical en sus vidas y esperando un reencuentro que los redima... en el mundo de 1984, o en el de 1Q84, ese fantasmagórico universo con dos lunas.

Opinión

Si aún no ha quedado suficientemente claro que todo el mundo debería probar alguna obra de Haruki Murakami, aquí vengo yo con la enésima reseña de este autor japonés para intentar convenceros de que os sumerjáis en sus apasionantes novelas si no lo he conseguido todavía. Si pudiera clasificarse la carrera de Murakami en diferentes corrientes literarias, 1Q84 sigue claramente la estela de otros libros como Kafka en la orilla, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, con una serie de personajes solitarios situados en la frontera entre varios mundos, desenvolviéndose de forma más o menos accidentada a través de las páginas mientras intentaban resolver una serie de conflictos en su gran mayoría de carácter onírico, fantástico o incluso místico. En los libros 1 y 2 de esta "trilogía", que fueron recopilados en un solo volumen, pudimos conocer las historias de Tengo y Aomame, dos personajes dotados de una caracterización increíble que se iban aproximando el uno al otro de forma gradual y compleja, topándose en mitad del camino con extraños grupos terroristas, una organización religiosa de dudosa moralidad, extraños individuos conocidos como la Little People cometiendo los más incomprensibles actos de sabotaje, funcionarios del gobierno consumidos por la corrupción y uno de los conceptos más fascinantes que haya tenido el placer de encontrarme en mucho tiempo: una escritora disléxica.


Los invisibles peces imaginarios nadan en silencio entre los árboles. No interrumpen sus movimientos mudos. En el cielo se alinean dos lunas que buscan el reconocimiento de Aomame.
-Tengo -susurra Aomame-, ¿dónde estás?


Tomando prestados ciertos principios básicos de 1984, la famosa distopía de Orwell, y retorciéndolos hasta el extremo, Haruki Murakami conseguía hilar una novela absolutamente brillante en todos los aspectos imaginables, confundiendo realidad y fantasía en una obra ambiciosa y de grandes dimensiones narrativas que era capaz de despertar en el lector un espasmo de placer literario gracias a su prodigiosa imaginación, la incontestable musicalidad de su prosa y el excelente ritmo del que hacían gala cada uno de los capítulos. En esta tercera y última parte del magistral 1Q84 asistimos a la conclusión de todo un universo poblado por dos lunas: tras el emocionante, y por un lado trágico, final de 1Q84. Libros 1 y 2 en el que los destinos de Tengo, profesor de matemáticas convertido de forma precipitada en corrector editorial, y Aomame, asesina infalible de profundo calado psicológico, estaban a punto de entrecruzarse por fin, volvemos casi al inicio de la novela en lo que respecta a la relación de los protagonistas.
     Como novedad, Haruki Murakami ha introducido la presencia de Ushikawa como tercer narrador, un personaje que aparecía anteriormente con un papel secundario y que hace las veces de espía contratado por Vanguardia para capturar a la escurridiza Aomame y descubrir su conexión con Tengo, así como de cronista, encargado de refrescarnos los acontecimientos de mayor relevancia para la trama. La presencia tan remarcada de Ushikawa bien podría entenderse como un intento del escritor por revitalizar la novela ante la posibilidad de provocar aburrimiento entre el público menos acostumbrado a sus excentricidades, también como una especie de nexo necesario para tender un puente entre las líneas argumentales de Tengo y Aomame, como una excusa para conocer en mayor profundidad los entresijos de Vanguardia y descubrir la verdad subyacente tras sus acciones, o bien podría no entenderse en absoluto. Sea como fuere, lo indiscutible es que Ushikawa resulta casi igual de atractivo que los protagonistas de 1Q84 tanto por su función en el contexto de la obra como por su repugnante constitución física y su carácter aborrecible y perverso. Uno de los principales fallos que se le achacan a este Libro 3 es su incapacidad para dar salida a ciertos aspectos fundamentales de la historia, temas en los que se ha hecho hincapié durante bastante tiempo y que se resuelven de manera insatisfactoria o que simplemente no se resuelven.

-Porque ya morí una vez -dijo ella-. Morir es doloroso. Duele más de lo que crees. Y te sientes inmensamente solo. Tan solo que parece imposible que alguien pueda sentir tanta soledad. Recuérdalo. Pero, ¿sabes?, al fin y al cabo, lo que no muere no puede resucitar.

¿Y bien? ¿De qué nos extrañamos a estas alturas? Es cierto que la novela no me ha parecido tan refrescante e innovadora como su antecesora, que a diferencia de esta tercera parte, sí que gozaba de mucha más variedad argumental, mayor trasfondo filosófico, más cuestiones metafísicas y por encima de todo, el factor sorpresa completamente intacto. Sin embargo, 1Q84. Libro 3 es una fantasía cosmopolita digna sucesora de los prodigios que encontramos en los Libros 1 y 2, centrándose quizá demasiado en la romántica búsqueda mutua que Tengo y Aomame se esfuerzan por consumar y dejando la interpretación de otros asuntos a la libertad de cada uno (como viene siendo habitual, por otra parte). En definitiva, aunque reconozco sus pequeñas deficiencias, no puedo estar más en desacuerdo con los detractores de esta maravillosa novela que supone el carpetazo final a las gratificantes intrigas protagonizadas por Tengo, Aomame, Fukaeri, Ushikawa y compañía. Estamos ante una incursión particularmente espectacular en el magnífico mundo de Murakami, ensombrecida por la grandeza de sus dos primeras partes, pero igual de magnética, absorbente, impredecible y bien construida. No esperes más para escapar de la rutina literaria y adentrarte en el Japón de 1Q84 en compañía de escritores, asesinos a sueldo, espías sin escrúpulos, seres atormentados por la frialdad de sus vidas, cuya única esperanza es alcanzar la felicidad en brazos de otra persona.

Puntuación

1Q84. Libro 3



14 comentarios :

  1. Muy de acuerdo con todo lo que dices en esta reseña. A mi me gustó, y aunque si bien es cierto que no está a la altura del primer y segundo libro (que era prácticamente imposible) tampoco se queda atrás. La aparición de Ushikawa me inquietó bastante y en parte me horrorizaba, pero es un personaje al que le guardo cierto cariño. La pena (y que no me gustó nada) es que Fukaeri pasa a un segundo plana y es un personaje demasiado interesante que se echó en falta.
    De todas maneras, ¡a seguir leyendo a Murakami!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado tanto como a mí! Seguiré leyendo a Murakami, aunque ya me quedan pocos libros :(

      Eliminar
  2. No me he leído nada de Murakami, pero le tengo muchas ganas :)
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Achús! Si es que cada vez que paso por aquí me contagio.
    Yo es que me imagino a Murakami delante de una batidora metal en plan: "¿Qué vamos a meter? A ver, religión, sí, eso mola. Ahora una escritora dixlésica que gusta seguro. Y la frontera entre realidad y ficción la rompo, que no sirve para nada" xDDD
    Si que es verdad que a mucha gente le defraudó, pero es lo que comentas, a estas alturas ¿de qué os sorprendéis si nada parece tener sentido? Es lo de menos.
    En fin, que lo tengo en casa y tengo muchísimas ganas de empezarlo (uno al mes!) pero antes quiero conseguir Crónica que lleva haciéndome ojitos milenios *-* (así).
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí una señorita me ha regalado hace poco Sauce ciego, mujer dormida (zzzz xD) y será lo próximo que lea del autor. Ya me contarás tu experiencia Murakami :3

      Eliminar
  4. XDDDD
    yo tengo que leer esta trilogia este autor me intriga un monton!

    ResponderEliminar
  5. Apenas leí dos obras de Murakami y ya puedo decir que me encanta, los mundos oníricos a los que nos transporta son únicos.
    Esta una reseña tranquilizadora, tenía miedo empezar a leer 1Q84 precisamente por las críticas al libro 3 pero ahora voy corriendo a comprarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tenía un poco de miedo porque lo habían puesto muy mal al tercer libro, pero me ha encantado. Besos!

      Eliminar
  6. No he leido nada de este autor, así que va directo a mi lista de pendientes. ¡Tiene muy buena pinta!

    ResponderEliminar
  7. Yo le tengo un montón de ganas a estos libros, ademas los pones muy bien :D

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes que me había olvidado por completo de leer la reseña? Vi la entrada pero pensé que la había leído también, pero resulta que no.
    Me ha gustado muchísimo, y como bien dices, deja un poco insatisfecho al lector en ciertos aspectos (algún día sabremos lo que son en realidad la Little People u_u). Pero tienes que reconocer que la parte romántica de toda la trilogía, como final (aunque sea un tanto extraño) está muy bien conseguida. Personalmente me resulta todo una novedad debido al conjunto de sentimientos que suele expresar por medio de sus parejas, que son más bien negativos. Creo que me entiendes xD

    ResponderEliminar
  9. Muy buena reseña, solo falta incluir que el autor logra, sin que te des cuenta, incluir un personaje que en principio era de "Cronica del pajaro que da cuerda al mundo" (Ushikawa) y que ademas en el tercer libro no solo es un personaje en segunda persona sino que logra incluirlo como uno mas de los protagonistas, eso es exquisito, Murakami es un genio, espero haya un libro mas para despejar dichas dudas que ya han mencionado antes y sabes que pasa con los protagonistas...

    ResponderEliminar
  10. Oye, ¿que te dio a pensar la historia del Taxi que fuè a recogerlos?

    ResponderEliminar
  11. ¡Como me alegra haber leído esta reseña tuya!!! Soy fan número uno de Murakami, es uno de mis autores preferidos. Pero despúes de tanta reseña y tanta opinión en contra del tercero, lo he ido posponiendo y posponiendo, quizás por miedo a una gran decepción después del buen sabor de boca que me dejó el 1 y 2.

    En fin, que ahora estoy segura de que pronto caerá, de que no voy a dejar pasar más tiempo sin conocer el final de la historia entre Tengo y Aomame (o quizás será una de las tramas sin resolver?)

    Estoy muy acostumbrada a esos finales murakamianos sin final, y aunque en ocasiones reconozco que dejan un poco decepcionada, tengo claro que algo propio de él, inseparable de la esencia murakamiana.
    Besos

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012