Reseña "El nombre del viento"

jueves, 4 de abril de 2013

Título: El nombre del viento
Autor: Patrick Rothfuss
Año de publicación: 2011
Género: Novela, fantasía
Editorial: DeBolsillo
Páginas: 880 páginas
PVP: 9.95
He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y escrito canciones que hacen llorar a los bardos. Me llamo Kvothe. Quizás hayas oído hablar de mi.

Opinión 

Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos, héroe y asesino. Y aunque suene más bien a la biografía que tiene Sub_zero en Twitter, o las primeras líneas de la continuación de esta trilogía que ha cautivado a miles de decenas de lectores alrededor de todo el mundo, me parece que es un acercado comienzo para describir brevemente a nuestro protagonista de hoy. Pocas veces una novela me había atrapado tanto entre sus redes, provocándome esa necesidad casi enfermiza de seguir buceando entre sus profundidades para, no terminarla, sino para empezar lo antes posible su continuación. En momentos como estos tengo que reconocer que aunque el género al que pertenece El nombre del viento no sea uno de mis preferidos, -pero sí uno con el que suelo disfrutar al menos cuando se cruza por mi camino- me alegra mucho haber seguido por fin las indicaciones de Arasthel y Sub_zero que con tanto ímpetu me habían recomendado la novela, y es que sus constantes conversaciones sobre esta obra, de las que tuve que ser tan solo oyente y no partícipe, también aportaron su granito de arena a mi curiosidad. Así pues, Patrick Rothfuss nos presenta una novela con un alto grado de adicción, lograda magistralmente, y que aunque en su principio me resultó un tanto tediosa, llegado a un punto determinado me hizo cambiar de parecer por completo. Aunque podría acabar la reseña con una única frase, y suele ser un sentimiento que me invade más bien respecto a las opiniones negativas, lo adelantaré con unas pocas palabras: considero que El nombre del viento tiene el suficiente potencial para estar prácticamente en cualquiera de nuestras estanterías.

Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron. Escríbelo y haz con ello lo que quieras.

A estas alturas es prácticamente imposible que no hayas oído aunque sea una vez el nombre de Kvothe, que se pronuncia en realidad "cuouz". Héroe, ladrón, músico, pero sobre todo estudiante, resulta increíble como es posible describir en un único ejemplar de una longitud no excesiva precisamente a un personaje tan singular y desde tantos puntos diferentes pero que, al fin de cuentas, son la misma persona. Más aún me pregunto cómo es posible mantener esa complejidad en una única cabeza y no haber muerto en el intento a la hora de plasmarlo por escrito. Sin duda alguna uno de los puntos más atractivos a la par que decisivos que tiene El nombre del viento es su protagonista, logrado con maestría y respecto al cual se me escapan los adjetivos para calificarlo correctamente y quedarme satisfecha, diré tan solo que es... diferente. Quizás sea el más indicado de todos (al menos en mí opinión) pues os aseguro que pocas veces os habréis encontrado con un personaje como él. Aunque podría seguir hablando de Kvothe durante muchas líneas más, eso me haría caer en una excesiva repetición de la misma idea, por lo tanto, si os interesa saber cómo es posible caracterizar a un personaje como este y haber enamorado a los lectores más exigentes, no sé a qué estáis esperando para dejar de leer esta reseña y empezar a leer la novela si es que no lo habéis hecho ya. Por otro lado, algo que destaca también y que para mí resultó ser una grata sorpresa es la excelente caracterización de los personajes secundarios, pero sobre todo (lo siento, Sileny) Denna. Y es que resulta difícil no hablar de este personaje que parece ser el equilibrio perfecto para nuestro joven protagonista, pues todo hombre que alguna vez estuvo enamorado seguramente se habrá sentido del mismo modo que él, al menos una vez. Cruel, despiadada, y con un dolor tan profundo que me atravesó el corazón, es sin duda uno de mis personajes favoritos.

La experiencia me ha enseñado que la mejor forma de protegerse es hacer creer a tus enemigos que no pueden hacerte daño.

Aunque los personajes son sin duda el elemento que le da vida a una novela, no hay que olvidar que hay otros factores también son importantes y que pueden suponer un cambio significativo a la hora de valorar una obra, y es que si Kvothe no es parece suficiente (¿hola?) no podemos obviar la exquisita ambientación del entorno, pero sobre todo la magnífica prosa del autor y ante la cual me quito el sombrero. Una cosa que me llama la atención de las pocas reseñas que he tenido curiosidad por leer una vez terminada la novela, es que mucha gente se queja por la falta de acción. Aunque yo sea la primera en reconocer que el principio es un tanto tedioso e incluso puede llegar a parecer un poco confuso, denso o lento, una vez que la historia te atrapa, sinceramente es algo que no importa. Pues para historias con mucha acción hay otro tipo de novelas, u otros pasatiempos más acordes a estas exigencias, pues que una novela sea lenta no tiene que ser sinónimo de monótona o aburrida.
    Por último, y quizás os resulte curioso a más de uno, ya que las pocas pinceladas que solemos contar sobre la historia en las reseñas por regla general las incluimos más bien al principio de la misma, en esta ocasión me pareció adecuado reservarla para el toque final. En cuanto a la historia en sí poco se puede decir, pero a la vez daría para mucho rato, así que seré lo más breve posible. Kvothe mucho antes de ser héroe, ladrón, o estudiante, era un simple niño con una extraordinaria memoria que vivía rodeado de baile y música durante todo su tiempo. Pero cuando conoció a Abenty, la magia ya no fue para él un puñado de trucos sin sentidos para sacarle un par de monedas a los tontos. Así, bajo la tutela de Abenty a partir de entonces el niño que no creía en nada empezó a tener un nuevo sueño, conocer el nombre del viento. Sin embargo para lograrlo tendrá que entrar antes a la Universidad. Así pues, como veis, el libro parte de una premisa bastante peculiar. ¿En qué flojea para mí? Aunque es una opinión totalmente subjetiva, el principio de la historia no logró causarme el efecto deseado para ponerle la puntuación máxima, así que ese placer se lo reservaré con mucha esperanza a su sucesora (El temor de un hombre sabio), la cual estoy segura de que no tardaré mucho en leer. Y creo que, al igual que decía Kvothe sobre Denna, he hablado en exceso, pero no he dicho suficiente.

Puntuación

El nombre del viento



13 comentarios :

  1. Me encanto Kvoche es un personaje muy especial para mi algunas personas lo pintan de pedante puesto que es listo y lo sabe pero... quien no sabe que es listo ¿en serio? Igual dejando mis desvaríos, me gustó mucho tiene una trama complicada puesto que es innovadora la idea y todo lo innovador aunque parezca fácil no lo es.

    ResponderEliminar
  2. Este libro es enorme, el siguiente mejor y a la espera ansiosa del último...

    Soñamos en ser Asesino de Reyes...

    mejor que cada uno lo descubra...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me encantó este libro, que empecé con cierto cuidado por culpa de algunas críticas bastante destructivas y terminé bebiéndolo encantada y deseando la segunda entrega que devoré igualmente. Me gustó tanto el Kvothe niño como el adulto escondido en su posada. Deseando la última entrega.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo quiero este libro!, haber cuando puedo leerlo por fin *-*

    ResponderEliminar
  5. Como yo ya dije, el principal fallo que le vi es que a veces se hacia muy lento y pesado. Eso no quiere decir que sea aburrido, claro esta. A mi me gusto el protagonista aunque era un pelin odioso y prepotente, y que decir de Denna... que la odie xDDDDDDDDDDD

    Pero bueno creo que si es un muy buen libro ^^

    ResponderEliminar
  6. Concuerdo con absolutamente todo lo que decís. Sí, el principio es flojo, me costó, pero cuando superé las 200 y algo de páginas se volvió muy adictivo. El segundo me gustó tanto como este, aunque es bastante diferente.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  7. Este libro me encantó y de hecho, Rothfuss se ha convertido en uno de mis autores favoritos.
    Es, como bien dices, diferente un protagonista terriblemente carismático que te engancha a la novela que da gusto y no peudes soltarla porque necesitas saber más de él.
    Aunque al principio se hace algo flojo, rápidamente empieza a ganar mucho y cuando se termina te queds con muchas ganas de leer el siguiente. *__*

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Qué maravilla de reseña. Yo tengo el libro pero aún no he leído ninguno. A ver si me animo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. I <3 Kvothe.

    ¡Concuerdo contigo! En verdad este libro me ha encantado, y Patrick Rothfuss ha hecho de mí prácticamente lo que ha querido, y no, no, no... sólo espera a El temor de un hombre sabio, que puedo decirte, es uno de mis libros favoritos.

    Gracias por compartir tu lectura, ¡besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Me encantó. No iba muy segura sobre este libro, no es del género que suelo leer y además con tantas páginas vas un poco con miedo. Pero supera con creces mis expectativas y no tardé en devorarlo. Se disfruta cada página. A mí la verdad que me gustó más el segundo, pero vale mucho la pena esta trilogía. Pero por favor, querido Rothfuss... publica ya la tercera parte! jaja
    Un saludito ^^

    ResponderEliminar
  11. Es una pasada de novela, pero si piensas que vas ha leer el tercero este año, no estás en lo cierto. Lamentablemente lo de su salida en Mayo es un bulo que corre, en entrevistas dice que aun lo está puliendo.

    ResponderEliminar
  12. Yo estuve a punto, a esto (..) de no leerlo. En serio, menos mal que el acompañante que llevaba al lado me dijo "¿Has visto este?" y ya conocí a Kvothe (yo le digo Kevouth xD). Creo que es uno de esos personajes que salen de las páginas, con ese aura de misterio que se va deshaciendo poco a poco....La ambientación, como bien dices, es espectacular. A mí también se me hizo algo pesado el principio pero como ya te dije, una vez que llegas a la uni es una auténtica pasada. Del segundo también es mi parte favorita *-* Aunque Kvothe me guste mucho, el que me roba el corazón cada vez que aparece es Bast (tengo muchas teorías sobre él XD)
    Te perdono, por el cariño que nos une a Murakami, pero a Denna la odio con todas mis fuerzas. Es más, le pegaría una patada en el culo y la mandaría a paseo xDDDD
    Estoy segura de que el segundo te va a gustar, no sé si tanto como este, pero por ahí andarán los tiros.
    Besicos guapa!

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012