Reseña "El pequeño ladrón de sombras"

sábado, 16 de marzo de 2013

Título: El pequeño ladrón de sombras
Autor: Marc Levy
Año de publicación: 2013
Género: Novela, ficción, drama
Editorial: Planeta
Páginas: 251
PVP: 18.90
ISBN: 9788408050469


Marc Levy recupera la magia de sus primeros libros con una novela original, divertida y sorprendente sobre la vida de un hombre que tiene un don muy especial. A través de sus sueños de niño, sus heridas, sus encuentros y sus decisiones iremos descubriendo que lo que una vez soñamos no nos abandona jamás. Una novela para volver a despertar nuestra infancia y nuestra imaginación, para los adultos que siguen siendo un poco niños, y para todos los demás.
Un primer amor para toda la vida. ¿Dónde te espera la felicidad? Una novela que nos invita a vivir nuestros sueños en lugar de soñar nuestra vida.

Opinión

Mi experiencia con la obra de Marc Levy, un auténtico superventas en Francia, ha sido sinceramente poco fructífera y más prolongada de lo necesario. Ya me imaginaba yo antes de saber a quién me enfrentaba que esas pintas de seductor empedernido entrado en la cincuentena y el escaso interés que producían en mí los títulos de sus novelas no iban a propiciar una buena relación entre la persona que escribe estas líneas y el hasta ahora incansable escritor galo, pero la sorprendente realidad es que El primer día me entretuvo bastante más de lo que esperaba y decidí gracias a ello atreverme con Las cosas que no nos dijimos, una curiosa historia de amor y desencuentros paterno-filiales que a pesar de sus defectos consiguió superar esas impresiones positivas creadas por su antecesora, obligándome de esa forma a seguir descubriendo más libros del autor. Sin embargo, después de haber leído El pequeño ladrón de sombras, la más reciente novela de Marc Levy traducida al castellano, es cuando me he dado cuenta de que por muchos libros de este hombre que caigan en mis manos, nunca voy a ser capaz de experimentar con sus novelas algo más que un moderado entretenimiento. No quiero decir con esto que la relativamente extensa producción literaria de Levy no sea de mi agrado, sino que aún no ha logrado demostrarme esa enorme capacidad de despertar los más profundos sentimientos del lector que tantas veces se le adjudica.

La vida puede dar un giro completo a velocidad de vértigo. Todo va fatal, y de pronto, un acontecimiento imprevisto lo cambia todo.

Tampoco se puede decir que el pobre no lo intente, pues si por algo se caracteriza El pequeño ladrón de sombras es por abordar con tremenda sinceridad y ternura algunos de los problemas más espinosos con los que puede lidiar un joven a punto de entrar en la adolescencia. El protagonista de esta historia es un chico de 12 años que se acaba de mudar a un nuevo colegio donde su vida está a punto de dar un vuelco. Allí conoce a Marquès, un imponente abusón de escasos recursos intelectuales que para colmo se ha enamorado de la misma chica que él, a Yves el conserje, un hombre comprensivo y afable que vive atormentado por el recuerdo de su madre, y también a Luc, un compañero de clase que trabaja como aprendiz en la panadería de su padre aunque su sueño sea el de convertirse en médico. Por si fuera poco sufrir las constantes intimidaciones de Marquès, la indiferencia cada vez más acentuada de la guapa Elizabeth o las riñas de sus profesores, nuestro protagonista descubrirá un día al llegar a casa que su padre ha abandonado el hogar familiar para irse a vivir con otra.
    A partir de ese momento crucial, el pequeño irá descubriendo que tiene la capacidad de absorber la sombra de los que están a su alrededor y averiguar de esa forma sus pensamientos, inquietudes, sueños y emociones más íntimas. Lo cierto es que la premisa de la que parte la novela me ha parecido en esta ocasión bastante llamativa y con un gran potencial, pues desde el momento en que el protagonista adquiere consciencia de su peculiar habilidad, hará todo lo posible por ayudar a recomponer las vidas destrozadas de cuantos seres queridos le rodean. Así, el ladrón de sombras tendrá la oportunidad de aprender lecciones vitales sobre los entresijos del amor, la amistad, la soledad, el miedo y la importancia de aprovechar las casualidades que ofrece la vida, todo ello narrado con su habitual estilo sencillo, ágil y emotivo. 

En el pasado tuve miedo de la noche, miedo de las formas que se colaban entre las sombras del anochecer, que bailaban entre los pliegues de las cortinas y sobre el papel de pared del dormitorio. Con el tiempo se desvanecieron. Pero me basta con recordar mi infancia para verlas reaparecer, terribles y amenazadoras.

A pesar de lo bien que lo he pasado leyendo la primera parte de El pequeño ladrón de sombras, en mitad de lo novela se produce un abrupto salto temporal hacia delante del que se originan mis principales reticencias con la nueva historia de Levy. El protagonista ha cruzado la barrera de la veintena, estudia con ahínco una buena carrera y parece que todo marcha estupendamente bien en su vida, pero pronto nos daremos cuenta de que aún no ha conseguido superar las heridas emocionales que acarrea desde la infancia y que si no consigue utilizar su don para ayudarse a sí mismo, jamás podrá lograr la felicidad. En este punto del libro, mi interés por la historia comenzó a desplomarse vertiginosamente, casi a la misma velocidad que van desapareciendo el encanto, la sensibilidad y el buen ritmo del que hacía gala la novela en sus primeros compases, cuando el mensaje que pretende transmitir Levy en su libro de "persigue tus sueños a toda costa", deja de ser conmovedor y se convierte en una sucesión de frases sensibleras, muertes tan predecibles como innecesarias y reencuentros un tanto lacrimógenos que restan credibilidad al conjunto final. En definitiva, El pequeño ladrón de sombras no es lo que se dice una novela notable, pero tampoco es que sea una mala opción si lo que pretendes es pasar un par de horas leyendo relajadamente sin demasiados quebraderos de cabeza. Entretenida, singular y con una interesante mezcla entre lo extraordinario y lo cotidiano, El pequeño ladrón de sombras gustará a los que ya hayan disfrutado del inconfundible estilo del autor en otras de sus obras. Y a riesgo de parecer un auténtico masoquista literario, no descarto enfrentarme a otra novela de Marc Levy en un futuro próximo. Mi objetivo: La química secreta de los encuentros. ¿No dicen que a la tercera cuarta va la vencida?

Puntuación

El pequeño ladrón de sombras



6 comentarios :

  1. Tal como dices al principio de la crítica, hay libros o escritores que sabes que no van a ser de tu agrado antes de empezar. De momento, aparco a este autor fuera de mi lista de próximas lecturas.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasa lo mismo que a ti con este autor. Lo he intentado con casi todas sus obras pero son historias que no logran ni engancharme ni emocionarme y que las termino leyendo por pura curiosidad.
    Este me ha llamado más que todos los demás que ha publicado pero temo que me va a pasar lo mismo que a ti.

    Un saludo
    Dácil

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, para mi ya eres un masoca completo. Si el primer libro de un autor no te convence, dudosamente lo harán los siguientes. Claro que siempre hay excepciones.
    De este autor me recomendaron "La primera noche" y "El primer día" y juro que lo intenté, pero nada, no casó conmigo ni la historia, ni el estilo del autor. Yo los llamo libros entre Kings (o entre Murakamis XD)
    He visto el número de páginas y el precio y me he asustado xD
    Besicos!

    ResponderEliminar
  4. Coincido bastante contigo. Leí Ojalá fuera cierto y no pasé de un moderado entretenimiento. No despertó en mí sentimientos más profundos ni duraderos, por lo que no sé si repetiré con Levy.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Eres masoca xDDDD
    pero bueno no creo que lea nada de este autor, no me llama la atencion xD

    ResponderEliminar
  6. Leí Ojalá fuera cierto hace unos años y no fue lo que me esperaba, así que no he vuelto a intentarlo otra vez con este autor. Creo que sus libros no son para mí.

    Un beso!!

    ResponderEliminar

 
Generación Reader © 2012